DE TAL MANERA

de tal manera amó Dios al mundo

Saludos,

Mi nombre es Fabián Morcillo!!

Este es mi primer artículo y quise dedicar este post a reconocer el amor de Dios en nuestras vidas. Ese gran amor por el cual envió a su hijo a morir por nosotros. Deseo les sea de mucha bendición.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” _Juan 3:16

No hay otro versículo en la Biblia que de una manera única y sencilla demuestre una verdad absoluta e impresionante como lo es Juan 3:16. Porque de tal manera Dios amó al mundo. Pero, ¿qué significa que de tal manera amó Dios al mundo?

Muchas personas lo toman como que el amor de Dios es tan grande que abarca a todos y cada uno de los seres humanos que han vivido, viven y vivirán en el mundo. Pero realmente ¿esa la verdad del amor de Dios?

Según estadísticas en la tierra han nacido hasta la fecha unas 106.456’367.669 personas. Entonces comparando con la afirmación de muchas personas, el amor de Dios es tan grande que abarca a todas y cada una de esas 106.456’367.669 personas. Pero esa no es la idea del amor de Dios que se relata en este versículo; porque recordemos que Dios es infinito, él no tiene límites.

El profeta Isaías dice que todas las aguas caben en el hueco de su mano. Así que no se puede medir la grandeza del amor de Dios tomando como referencia la cantidad de personas que han nacido en la tierra. Eso es lo mismo que decir que un levantador de pesas olímpico pueda ser capaz de levantar un grano de arroz.

El amor de Dios es inmensurable, no se puede medir.

Pero entonces, ¿Qué significa que de tal manera amó Dios al mundo?

Lo que Juan quiere mostrarnos en este texto no es que el mundo sea tan grande que hace falta mucho amor para abarcarlo todo, sino que el amor es tan malo que hace falta un amor muy grandioso para amarlo en su totalidad y mucho más para amarlo tal y como Dios lo amó al dar a su hijo por él.

Mi querido amigo, Dios es santo y puro en todo sentido. Dios aborrece el pecado. Pero ese Dios que aborrece el pecado fue capaz de enviar a su hijo por este mundo pecador. Dios envió a su hijo a morir por ti y por mí aun siendo nosotros pecadores, ¿por qué?  Porque DE TAL MANERA NOS AMÓ.

Te pido que pongas toda tu confianza en Cristo y que repitas esta oración conmigo:

“Querido Padre Celestial.

Sé que soy un pecador.

Y te pido que me perdones.

Creo que moriste por mis pecados;

Y que resucitaste de entre los muertos.

Me aparto de mis pecados.

Me arrepiento de mis pecados.

Te invito a entrar en mi corazón y en mi vida.

Quiero confiar y seguirte,

Como mi señor y salvador.

En el nombre de Jesús. Amén.”

Bendiciones, Muchos ÉXITOS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *